Cuando el Estado Te Controla … “Por Tu Propio Bien”

Imagínate lo siguiente:

Vas a la cafetería y, para poder comerte lo que te apetece, te obligan a tragarte una píldora multi-vitaminas/minerales por el “bien de tu salud.” Luego, acudes a la tienda a buscar unas gafas y te obligan a comprarte un sombrero de ala ancha para “protegerte del cáncer de la piel.” Por último, para poder teñirte el pelo, te someten a una serie de pruebas de alergia para “evitarte que sufras” una. Y todo ello, por decreto legal o por cartas circulares de los ejecutivos del gobierno.

¿Gracioso? ¿Exagerado? En todos los casos te aplicaron, por mandato del estado, la misma norma que a todos los demás—sin considerar diferencias individuales tales como las genéticas, ambientales, hábitos, etc. Por ejemplo, no importó que eres saludable, te ejercitas, te alimentas bien y nunca has sufrido de alergia alguna. No importó que rara vez te expongas al sol.

Pero hay más. La multi-vitaminas/minerales podría hacerte daño. Además, ese modelo de sombrero es ineficaz para el sol y su manufacturero auspicia las organizaciones y personas que impulsaron la “Ley del Sombrero.” Para colmo, todas esas intervenciones con tu intimidad, tus planes y tu libertad son, alegadamente, “por tu propio bien.”

¿Te parece imposible ese escenario? ¿Tiránico? Léelo nuevamente. Algo parecido está sucediendo con el sistema educativo y de salud en nuestro País. Tus niños necesitan formación en los idiomas, las ciencias, las matemáticas, etc. Sin embargo, los someten, desde kínder, a lecciones de “salud” y “educación sexual” en las que les adoctrinan en la “equidad de género” y las llamadas “libertades reproductivas” (experimentación sexual temprana, contracepción, aborto, distintos “arreglos familiares,” etc.). Los adoctrinan en “valores” que están reñidos con los tuyos, por “su bienestar.” Peor aún: para poder matricularse en estas sesiones de lavado cerebral tienen que someterse a una larga lista de vacunas.

En nuestro País, el Departamento de Salud tiene amplios poderes para imponer vacunas de forma obligatoria. Según la Ley 25 de 1983 (Ley de Inmunizaciones a Niños Preescolares y Estudiantes), “ningún estudiante o niño pre-escolar podrá ser admitido o matriculado en una escuela, centro de cuidado diurno, o centro de tratamiento social, si no está debidamente inmunizado.” Este mandato cubre tanto las instituciones públicas como privadas. Según esa ley, se puede solicitar exención, mediante declaración jurada firmada por el padre, madre o tutor legal, por razones religiosas (firmada también por el “ministro de la religión o secta”) o médicas (firmada también por un médico) [1]. Por ejemplo, hay exención de inmunizarse por “una contraindicación médica, antecedentes de enfermedades o evidencia de laboratorio de inmunidad.” Sin embargo, durante “una epidemia, conforme lo determine el Secretario de Salud,” los exentos tendrán que ser vacunados de forma obligatoria.

En la actualidad, el Departamento de Salud les requiere a los estudiantes de escuela elemental, intermedia y superior lo siguiente [2]: 4 dosis de la vacuna contra la difteria, tétano y tosferina (DTaP, DTP, DT), 3 dosis de la vacuna contra el polio (IPV), una dosis de la Haemophilus Influenzae tipo B (Hib), 3 dosis de la vacuna contra la Hepatitis B, 2 dosis de la vacuna contra el sarampión común, sarampión alemán y paperas (MMR), 2 dosis de la vacuna contra la varicela (VAR), una dosis de la vacuna conjugada contra el neumococo (PCV), una dosis de la vacuna contra el tétano, difteria y pertusis acelular (Tdap), una dosis de la vacuna conjugada contra el meningococo (MCV4, con refuerzos dependiendo de la edad en que se recibió la primera dosis). El Departamento también recomienda la vacuna contra la influenza y contra el VPH, la cual, según anunció, hará obligatoria desde agosto de 2018 para los niños y niñas desde los 11 años.

¿Ya terminaste de sumar las dosis? En Francia, a diferencia nuestra, solo es obligatoria una dosis de DTP. En febrero de 2017, la más alta corte administrativa (Conseil d’Etat) reconoció el derecho parental de decidir en lo que respecta a la vacunación de sus hijos. Recientemente, ha habido protestas ante noticias de que tal vez otras vacunas podrían ser obligatorias. También ha habido protestas masivas en Italia y Polonia, entre otros lugares, ante iniciativas similares.

No nos extrañan estas protestas. Por un lado, no hay consenso sobre la necesidad, seguridad y eficacia de algunas de esas vacunas. El mejor ejemplo es el caso de la vacuna contra el VPH, sobre lo cual ya hemos escrito ampliamente [aquí, aquí ]. Por el otro lado, los estudios clínicos típicamente examinan cada vacuna por separado. ¿Qué efecto acumulativo tiene en los niños y adolescentes una larga serie de vacunas, a la cual se le siguen añadiendo más? ¿Qué interacciones/contraindicaciones hay? Por ejemplo, ¿qué efecto acumulativo tienen los adyuvantes, preservativos y otros componentes como el timerosal (que contiene mercurio), el aluminio, el borato de sodio, el formaldehído y el polisorbato 80?

Y todo, según el gobierno y los promotores de la vacunación universal obligatoria alegan, por el “bien de tus hijos.” Como si el gobierno siempre tuviera la razón … Como si nunca hubiésemos escuchado del cabildeo de la industria farmacéutica, ni de los famosos escándalos médicos, ni de la presión que sufren los que tratan de dar la voz de alerta en estos campos. ¿Quién no conoce los casos de Vioxx, Zelnorm, la talidomida, [3] y las “epidemias” y “pandemias” erróneas o exageradas? En el campo de las vacunas, cuatro de los casos más conocidos, reseñados por el propio CDC (Centers for Disease Control and Prevention), son:

  • La RotaShield (Wyeth, 1998-1999) es una vacuna contra la gastroenteritis causada por el rotavirus, una condición que normalmente se puede tratar con rehidratación oral. Algunos bebés desarrollaron intususcepción (o invaginación, un tipo de obstrucción intestinal) luego de la vacuna, por lo que el CDC ordenó su retiro [4].
  • Parte de la vacuna contra la poliomielitis administrada entre 1955 y 1963 estaba contaminada con el virus simio 40 (SV40), que provenía de las células de riñón (de monos) utilizadas para producir la vacuna. Ello provocó nuevos requisitos de prueba de los lotes de vacunas [5].
  • Más recientemente, en el 2007, Merck (fabricante de la vacuna contra el VPH Gardasil/Gardasil 9) retiró del mercado 1.2 millones de dosis de la vacuna Haemophilus influenzae tipo b (Hib) porque podía estar contaminada con la bacteria B. cereus [6]. En 2013, Merck tuvo que retirar un lote de Gardasil por posibles partículas de cristal en algunas ampolletas de las vacuna [7].

Sabemos que la industria farmacéutica, al igual que el campo de la medicina, ha aportado mucho para adelantar la expectativa y “calidad” de vida. También entendemos que hay intervenciones gubernamentales justificadas, tales como desarticular ataques terroristas inminentes, desarmar a un atacante de víctimas inocentes, evitar escalamientos. Pero creer que el estado, las farmacéuticas y la medicina son infalibles y siempre anteponen nuestro bien, independientemente de intereses particulares sea políticos y/o económicos …esto es otro cantar.

Hoy el estado, y otros agentes con poder político y económico, quieren imponerse sobre los derechos básicos de la persona humana—su vida, su seguridad, su libertad, su conciencia, su religión, su expresión, su intimidad, su propiedad privada, sus derechos parentales. Por “nuestro propio bien,” el estado ha querido imponernos los “derechos reproductivos,” la “ideología de género,” y la “muerte asistida.” Por “su propio bien” abortan a bebés que podrían tener condiciones genéticas como el síndrome de Down. Por “tu propio bien” te imponen a ti y a tus hijos vacunas de seguridad y eficacia dudosa.

No sigamos cediendo nuestras libertades y derechos más preciados. De lo contrario, pronto seremos simples marionetas de otros que insisten en controlarnos…y no necesariamente por nuestro propio bien.

Notas

  1. Ver copia de formulario de exención en: www.salud.gov.pr/Dept-de-Salud/Documents/Division de Inmunizacion/Exencion a Vacunar por Razones Medicas o Religiosas.pdf
  2. www.salud.gov.pr/Dept-de-Salud/Documents/Division de Inmunizacion/Requisitos de Vacunación para el Curso Escolar 2017-2018.pdf
  3. El Vioxx (analgésico) fue retirado en el 2004 por Merck, después de cinco años en el mercado y, según varias fuentes, alrededor de 60,000 muertes asociadas (ataques al corazón) en los Estados Unidos. Zelnorm (para el síndrome del colon irritable) fue retirado por Novartis en el 2007 luego de cinco años en el mercado, cuando se determinó que aumentaba el riesgo de ataques al corazón y derrames. La talidomida, hoy utilizada para otras condiciones, se comercializaba por Grünenthal entre 1957 y 1963 como sedante y calmante de las náuseas durante el embarazo, y ocasionó graves malformaciones en miles de bebés. Ver: https://www.forbes.com/2005/08/19/merck-vioxx-graham_cx_mh_0819graham.html; https://www.webmd.com/ibs/news/20070330/ibs-drug-zelnorm-taken-off-us-market#1; https://theconversation.com/infographic-a-snapshot-of-the-thalidomide-tragedy-50968
  4. Rotavirus Vaccine (RotaShield®) and Intussusception
  5. Simian Virus 40
  6. Safety Report on Recalled Hib Vaccines
  7. https://www.fda.gov/biologicsbloodvaccines/safetyavailability/recalls/ucm343834.htm. En este enlace también se incluyen otros casos de retiros de vacunas durante el 2013.
Comparte
x

Check Also

Obispo de Arecibo se opone a proyectos de ley que imponen ideología de género

El obispo de Arecibo, Monseñor Daniel Fernández Torres, se opuso a la aprobación de los Proyectos del Senado 184 y 185, los cuales imponen la ideología de género. Esto "se trata de una persecución religiosa," dijo el obispo en una carta a los senadores y representantes de Puerto Rico.