Al menos 414 muertes, 11,249 eventos adversos en E.E.U.U. luego de la vacunación de COVID: datos de la CDC

Las muertes, reportadas por el sistema de rastreo de lesiones por vacunas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, ocurrieron en su mayoría dentro de las primeras 48 horas tras la administración de la vacuna

Artículo por Raymond Wolfe (LifeSiteNews). Traducido por Luis Rivera Colón.

Al menos 414 personas han muerto tras ser vacunadas contra el COVID-19 según datos del gobierno estadounidense publicados el viernes [29 de enero].1 Las muertes se notificaron a VAERS, el sistema de rastreo de lesiones por vacunas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos.

VAERS ha registrado hasta ahora un total de 11,249 eventos adversos posiblemente relacionados con las vacunas COVID-19 fabricadas por Pfizer y Moderna, aunque el número real de casos es probablemente mucho mayor.

Las búsquedas individuales no pueden compartirse desde VAERS, pero los lectores pueden encontrar los datos en la herramienta de búsqueda en línea de la CDC aquí o en MedAlerts, un popular agregador de datos de terceros de la CDC.

VAERS, un sistema voluntario de vigilancia, sólo recoge alrededor del 1% de las lesiones causadas por vacunas, según un informe de 2010 elaborado por investigadores de Harvard. 

Un informe del VAERS afirma que 242 personas han muerto desde que recibieron la vacuna de Pfizer y 174 han muerto luego de recibir la vacuna Moderna. VAERS publicará nuevos datos cada viernes.

Informe generado utilizando motor de búsqueda en VAERS

Otro informe de VAERS indica que la mayoría de estas muertes ocurrieron dentro de 48 horas después de haber administrado la vacuna.

Más de 25 millones de estadounidenses han recibido dosis de las vacunas de Pfizer-BioNTech o de Moderna, cuyo uso de emergencia se autorizó el mes pasado tras menos de un año de desarrollo. Las vacunas, que todavía son técnicamente experimentales, no pretenden prevenir las infecciones asintomáticas por COVID-19 ni durar más de un año. Al menos un congresista ya ha dado positivo por el virus tras recibir las dos dosis de la vacuna de Pfizer.

Un hombre de veintiocho años, sin enfermedades preexistentes ni medicaciones enumeradas, fue “encontrado inconsciente en el trabajo” en Nueva Jersey dos semanas después de recibir la vacuna de Pfizer en diciembre, según relata un informe del VAERS. Fue declarado muerto después de ser puesto en soporte vital cardíaco. 

En Arizona, una mujer de 88 años con artritis e hipertensión arterial experimentó “dolor en la parte posterior de la cabeza y dolor de cabeza extremo” y vómitos después de tomar la vacuna de Pfizer.

“En la sala de emergencia, ella cayó en coma y fue entubada”, lee su informe, añadiendo que se le taladró un agujero en su cráneo para aliviar la presión. “Mucho sangrado en el cerebro – un aneurisma provocó la muerte aproximadamente 14 horas después de los síntomas iniciales”, añade el informe.

Un hombre de edad avanzada de Florida con un “certificado de buena salud” “se enfermó 3 horas después de la vacuna y fue encontrado muerto 1 día después de su vacunación”, dice un escrito de principios de enero. Una madre de 45 años de Georgia murió “durante la noche” tras la vacunación con la vacuna Moderna el día anterior, según otro informe. Se han notificado casos casi idénticos en todo Estados Unidos, como los del Dr. Gregory Michael, obstetra de Miami, y de un trabajador sanitario pro-vacunas de California.

VAERS señala los incidentes de ancianas, la mayoría de las cuales habían sobrevivido al COVID-19, que murieron en residencias de ancianos de Kentucky el mismo día, pocas horas después de recibir las vacunas de Pfizer del mismo paquete.

Según VAERS, ocho bebés no nacidos, muchos de ellos nacidos tarde y por lo demás sanos, también fueron perdidos o nacieron muertos poco después de que sus madres recibieran la vacuna de Pfizer. Pfizer advirtió que “debe evitarse el embarazo” antes de la vacunación.

VAERS también informa de cientos de reacciones a la vacuna, incluyendo convulsionesparos cardíacos y hemorragias.

Los fabricantes de la vacuna COVID-19, así como la FDA, gozan de total inmunidad en cuanto a la responsabilidad relacionada con las lesiones causadas por las vacunas, y existen pocos recursos legales para las víctimas o sus familias. El programa federal encargado de gestionar las solicitudes de indemnización por lesiones causadas por la vacuna COVID-19 ha denegado el 90% de las reclamaciones en los últimos diez años. 

Los nuevos datos llegan apenas unos días después de que los Institutos Nacionales de la Salud actualizaran su recomendación sobre la ivermectina, un fármaco genérico inhibidor del virus que ha demostrado que sirve para tratar el virus. Varios estudios observacionales y ensayos aleatorios han demostrado que la ivermectina reduce sustancialmente el riesgo de muerte por COVID-19 sin presentar efectos secundarios graves. 

1Nota: Este artículo fue actualizado con el último reporte a VAERS de enero 29, 2021.

Este artículo se publicó originalmente en LifeSiteNews bajo el título At least 271 deaths, 9,845 adverse events after COVID vaccination so far: CDC data. Se reimprime bajo licencia Creative Commons. Traducido por Luis Rivera Colón.

Comparte
x

Check Also

Seis razones por las que nos debemos oponer a la Teoría Crítica de la Raza

La teoría destruye la posibilidad de la armonía social, como enseña la Iglesia Católica. Por lo tanto, todos los estadounidenses que aman a su país deberían rechazar la Teoría Crítica de la Raza como un intento de condenar a la nación y su historia. Los católicos también deberían rechazar la teoría porque es contraria a la enseñanza social de la Iglesia.