PS 184 atenta contra libertad de las personas

En un claro asalto en contra de los derechos parentales y las libertades de conciencia, los Senadores Vargas Vidot, Rivera Lassén, Santiago Negrón, y Bernabe Riefkohl, radicaron el Proyecto del Senado 184 que busca prohibir las terapias de conversión a menores. La prohibición incluye “cualquier esfuerzo o tratamiento dirigido a cambiar el comportamiento corporal, expresiones o la orientación sexual de un individuo, así como eliminar o reducir atracciones románticas o sexuales o sentimientos hacia individuos del mismo género” (pág. 7, P.S. 184).  De convertirse en ley, el P.S. 184 considerará las terapias de conversión como “maltrato” (pág. 7, P.S. 184). Además, todo aquel que ofrezca las terapias “incurrirá en conducta poco profesional y estará sujeto a aquellas medidas disciplinarias establecidas por la Junta Examinadora correspondiente” (pág. 9-10, P.S. 184). 

Negarle la oportunidad de buscar ayuda a personas que sufren de atracción hacia personas del mismo sexo, o que sufren de disforia de género, atenta contra su libertad, dignidad y bienestarMarcus Fitz, hombre que se sometió a cambio de sexo y que ahora se arrepiente, confesó: “Ojalá me hubieran enseñado a aceptarme a mí mismo… Ahora tengo cicatrices en mis genitales… siento un dolor fantasma. Tengo una adicción química a una droga producida por una empresa privada (por lo tanto, muy cara, ndr).” Muchos profesionales de la salud han concluido que la conducta sexual entre personas del mismo sexo entraña graves riesgos para la salud física y mental, especialmente para los varones homosexuales. Según el Dr. John Diggs, M.D., “[e]stá bien establecido que existen altas tasas de enfermedades psiquiátricas, incluida la depresión, el abuso de drogas y los intentos de suicidio, entre gays y lesbianas. Esto es cierto incluso en los Países Bajos, donde las relaciones de homosexuales, lesbianas y bisexuales son mucho más aceptables socialmente que en los Estados Unidos. La depresión y el abuso de drogas están fuertemente asociados con prácticas sexuales de riesgo que conducen a problemas médicos graves.” Además, el Dr. Diggs revela que la población homosexual sexualmente activa sufre desproporcionadamente de VIH, cáncer anal, clamidia trachomatis, cryptosporidium, microsporidios, gonorrea, sífilis, herpes, hepatitis B y C, verrugas genitales, sarna, VPH y otras afecciones.

El Obispo de Arecibo, Monseñor Daniel Fernández Torres, reiteró su oposición a un proyecto de ley similar, que buscaba prohibir las terapias de conversión:  

“Nos preocupa que, de convertirse en ley, la medida:

1. Se convierta en instrumento para procesar a todos los profesionales de la conducta humana con convicciones, a quienes no sólo ya se les pide que dejen a un lado sus creencias, sino que ahora se les obligaría a apoyar las relaciones sexuales homosexuales entre menores de edad, […].

2. Coarte el derecho de los padres a ser los primeros educadores de sus hijos, al criminalizar cualquier intervención que no se traduzca en la aprobación de las relaciones sexuales homosexuales en sus hijos menores de edad.

3. Criminalice a todo el personal que trabaje en los colegios católicos con servicio de cuido extendido, o a las instituciones católicas a cargo de cuidado de niños, como por ejemplo, nuestros hogares que reciben a menores de edad referidos por el Departamento de la Familia […]

4. Limite cualquier alternativa para las personas que enfrentan esta inclinación de una manera no deseada y deseen libremente buscar ayuda. 

Esta medida contradice grandemente el derecho de los padres a ser los primeros educadores de sus hijos en el área de la educación sexual, que esta asamblea legislativa reconoció al aprobar la nueva Reforma Educativa […],” dijo el Obispo.

Comparte

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

x

Check Also

Bebés no-nacidos demandan para ser declarados personas bajo la ley y protegidos del aborto

Una demanda en nombre de los bebés afroamericanos no-nacidos en Alabama pide a los líderes del estado que reconozcan a los bebés en el vientre materno como personas y apliquen una enmienda constitucional estatal que afirme su derecho a la vida.