Preocupado el Obispo por Proyecto que Prohibiría las Terapias Reparativas

Comunicado de Prensa de la Diócesis de Arecibo

El Obispo de Arecibo, Monseñor Daniel Fernández Torres, envió hoy una carta al presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, en la que manifestó su oposición al Proyecto del Senado 1000, que pretende prohibir las “terapias reparativas”.

En la misiva, el Obispo arecibeño manifestó:

“Nos preocupa que, de convertirse en ley, la medida:
1. Se convierta en instrumento para procesar a todos los profesionales de la conducta humana con convicciones, a quienes no sólo ya se les pide que dejen a un lado sus creencias, sino que ahora se les obligaría a apoyar las relaciones sexuales homosexuales entre menores de edad, con la única recomendación de que usen preservativos.

2. Coarte el derecho de los padres a ser los primeros educadores de sus hijos, al criminalizar cualquier intervención que no se traduzca en la aprobación de las relaciones sexuales homosexuales en sus hijos menores de edad.

3. Criminalice a todo el personal que trabaje en los colegios católicos con servicio de cuido extendido, o a las instituciones católicas a cargo de cuidado de niños, como por ejemplo, nuestros hogares que reciben a menores de edad referidos por el Departamento de la Familia, quienes, ante el conocimiento de que uno de los menores de edad está teniendo relaciones sexuales homosexuales, la única intervención posible será recomendarles que utilicen condones.

4. Limite cualquier alternativa para las personas que enfrentan esta inclinación de una manera no deseada y deseen libremente buscar ayuda”.

En esa línea, Fernández Torres concluyó:

“Esta medida contradice grandemente el derecho de los padres a ser los primeros educadores de sus hijos en el área de la educación sexual, que esta asamblea legislativa reconoció al aprobar la nueva Reforma Educativa. Por todo lo antes expuesto, nos oponemos al PS 1000”.

Comparte
x

Check Also

Bebés no-nacidos demandan para ser declarados personas bajo la ley y protegidos del aborto

Una demanda en nombre de los bebés afroamericanos no-nacidos en Alabama pide a los líderes del estado que reconozcan a los bebés en el vientre materno como personas y apliquen una enmienda constitucional estatal que afirme su derecho a la vida.