Vacunación Obligatoria: “Cuestión de Lucro, y No de Salud Pública”

Las leyes de vacunación obligatoria (como la que propone el PC 1303) “son realmente una cuestión de lucro, y no de salud pública.”

Así lo confiesa Brandy Vaughan, anteriormente representante de ventas de Merck. Renunció, según explica, ante su desilusión cuando se descubrió que Merck había falsificado los resultados de seguridad del medicamento Vioxx. “Desde esa experiencia, me di cuenta de que sólo porque algo esté en el mercado, no significa que sea seguro,” añadió.

Con respecto a las vacunas, Vaughan afirma que las investigaciones sobre su seguridad son mucho menos rigurosas que para otros medicamentos, por lo que los resultados pueden manipularse fácilmente. Esos “estudios” son mucho más breves y baratos, sin el mismo nivel de controles científicos que se espera en las pruebas de otros fármacos. Además, las empresas farmacéuticas están protegidas, por ley, de demandas por parte de las víctimas de los efectos adversos de las vacunas. El CDC (Centers for Disease Control and Prevention), por su lado, censura a informantes, como en el caso de uno que denunció en el 2014 que la vacuna MMR (paperas, sarampión, rubéola) está correlacionada con daños neurológicos (como autismo).

El cuadro anterior explica el enorme margen de ganancias de esas empresas. Según Vaughan, la industria farmacéutica invierte anualmente $18,000,000,000 en mercadeo directo al consumidor (a través de anuncios y promoción) y seis veces esta cantidad en promoción y otros programas hacia doctores, profesionales de la salud, aseguradoras, organizaciones de “educación” o cabildeo, materiales, y “estudios” financiados por ellas que se publican en revistas profesionales.

Esos anuncios de la industria farmacéutica son los que, en gran medida, mantienen a la prensa y otros medios masivos de comunicación. Esto explica, según Vaughan, porqué evitan publicar cualquier crítica hacia la vacunación. Éste, precisamente, ha sido el patrón en los rotativos de nuestro País. Publican incesantemente opiniones y “noticias” alarmistas sobre el zika, la influenza, la meningitis, el VPH (virus del papiloma humano), etc., generalmente con el mensaje de que la vacunación es la salvación. Incluso censuran comentarios de lectores que se aventuran a expresar alguna preocupación o crítica. ¡Cómo van a morder la mano que les da de comer!

Vaughan asegura que las vacunas tienen aditivos y adyuvantes tóxicos al organismo humano como el aluminio y el formaldehído, además de células fetales (de bebés abortados) y células de animales. El efecto tóxico es potencialmente peor para los bebés y niños, cuyo sistema de inmunidad no se ha desarrollado plenamente para poder procesar eficazmente todos esos componentes, mucho menos en la cantidad a la que los expone la larga lista de vacunas, varias administradas en el mismo momento. Vaughan observa cómo en los Estados Unidos, a pesar de exigir más vacunas que en otros países desarrollados y dedicar más de su presupuesto a la salud pública, los niños están cada vez más enfermos. Concluye que la vacunación es una “ruleta rusa con nuestros niños.” Peor aún cuando se pretende hacer obligatoria, sin exención posible por motivos filosóficos, religiosos o de conciencia.

En Puerto Rico, muchas de las personas y organizaciones que han cabildeado a favor de los proyectos de ley de vacunación obligatoria, como el PC 1303, tienen claros vínculos con la industria farmacéutica, en particular las empresas que mercadean vacunas. ¿Cómo pueden representarse como profesionales y organizaciones interesadas sólo en “educar” al pueblo? ¿Cómo pueden representarse como “expertos” con criterio independiente?

VOCES (Coalición de Vacunación de Puerto Rico), por ejemplo, tiene entre sus “socios de salud” a Merck (vacunas del VPH, paperas, sarampión, rubéola, varicela), MedImmune (vacuna de la influenza; subsidiaria de AstraZeneca), Sanofi-Aventis (vacunas de la influenza, difteria, tétano, tos ferina), Pfizer (vacunas de neumococo y meningococo) y Novartis, además de droguerías y farmacias. Por petición de VOCES, según consta explícitamente en los proyectos correspondientes, se han radicado en nuestra Legislatura el PC 1303 (ley draconiana de vacunación de menores y estudiantes) y el PC 672 (ya aprobado, que establece el mes de enero como el “mes de la prevención de cáncer cervical,” junto a la promoción de la vacuna del VPH).

La vacunación obligatoria: ¿Cuestión de lucro, y no de salud pública? ¿Ruleta rusa con nuestros niños? Piénsalo. No permitas que usen a tus niños como conejillos de Indias. No permitas que te quiten tus derechos parentales, tus libertades básicas. No le cedas al gobierno el puesto que te corresponde. Es tu derecho y tu deber.

#ObligadaNO #DerechosParentales #LibreElección #vacunaVPH

Notas
Brandy Vaughan (2015). Former Merck Rep Says Mandatory Vaccination Is for Profit and Not Public Health. Vídeo en https://www.youtube.com/watch?v=LUduiwgHMQs

Fieles a la Verdad (27 de mayo de 2017). PC 672: ¿Alianza con la Desinformación?

PC 672: ¿Alianza con la Desinformación?

Comparte
x

Check Also

Obispo de Arecibo se opone a proyectos de ley que imponen ideología de género

El obispo de Arecibo, Monseñor Daniel Fernández Torres, se opuso a la aprobación de los Proyectos del Senado 184 y 185, los cuales imponen la ideología de género. Esto "se trata de una persecución religiosa," dijo el obispo en una carta a los senadores y representantes de Puerto Rico.