Agenda Antivida detrás del Manejo del COVID

“Porque vendrá un tiempo en que no soportarán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oídos, acumularán para sí maestros conforme a sus propios deseos” (2 Timoteo 4:3)

Ese momento ha llegado. La enseñanza sólida ya no se puede encontrar en los medios de comunicación, ni en nuestras escuelas y universidades. 

El COVID se está usando como arma de dominación mundial. Entre los hechos que te ocultan los falsos medios de comunicación y las élites pseudointelectuales:

1. La vacuna del COVID (y otras “vacunas”) se desarrolla utilizando la línea celular HEK-293 extraída (sin anestesia) de los riñones de bebés abortados pero aún vivos. Si eres provida, debe preocuparte el desarrollo y mercadeo de las vacunas. La extracción de órganos durante el aborto es ahora un negocio muy lucrativo.

2. Las vacunas del COVID no previenen el virus. Alegan ser “eficaces” en reducir el tiempo de recuperación y la gravedad de los síntomas. Hay muchos remedios más baratos que hacen lo mismo: ivermectina, hidrocloroquina + Vitamina D, etc., cuya información es suprimida por el CDC y censurada por los medios.

3. Las vacunas del COVID pueden matar a los más frágiles. En Noruega ya han muerto 29 personas mayores después de recibir la vacuna.

4. Se desconoce el efecto de las vacunas del COVID sobre la fertilidad.

5. Es posible que la “vacuna” del COVID ni siquiera sea una vacuna en el sentido tradicional. Más bien parece ser un tipo de modulador del ARN.

6. Las mascarillas (a través de las cuales el COVID puede pasar fácilmente) pueden causar infecciones bacterianas serias o letales en los pulmones, infecciones que pueden ser tan graves como el COVID.

7. El aislamiento mata a muchos por tratamientos médicos descuidados, suicidios, adicción a las drogas, etc.

Mientras tanto, la ONU, la OMS, los CDC (Centros para el Control de Enfermedades) y otras organizaciones que promueven las vacunas antes que las terapias alternativas más baratas, fomentan activamente todas las formas de promiscuidad que conducen a enfermedades, y la anticoncepción que conduce inevitablemente a más abortos[1]. Incluso ignoran la distinción biológica entre hombre y mujer. 

En efecto, la OMS y el CDC ya no son foros de científicos neutrales, sino de científicos politizados con agendas que no miran a la persona en su totalidad, sino reducida a su utilidad, a lo que es conveniente. No se reconoce la dignidad y el valor de la persona. Si es conveniente se elimina a los enfermos, los ancianos, los niños, las leyes de la ética. La vida se ha reducido a mera inconveniencia. Es hora de dejar de seguir a esa camarilla de “expertos” que carecen de sabiduría.

Si bien en Puerto Rico el número de clínicas de aborto se ha reducido a seis y el PS 950 devolvió el tema del aborto a la mirada pública, un bebé no nacido aún puede ser asesinado con impunidad a los 9 meses. Si sobrevive el aborto, se le puede abandonar a su muerte. 

Nunca nos cansemos de luchar por la vida. Eduquemos sobre los aspectos filosóficos, religiosos, políticos y científicos de la causa provida. Ante el poder y la hostilidad del lobby del aborto, los falsos medios noticiosos y la izquierda radical, luchemos con valentía y perseverancia. Cada generación debe continuar la lucha por promover los valores judeocristianos necesarios para defender la dignidad de la persona humana y crear una sociedad humana floreciente. Esta lucha sólo terminará al final de los tiempos.

Nunca nos sometamos a las agendas de la Cultura de la Muerte. Nunca nos rindamos. 


[1] Más del 40% de mujeres que abortan están usando contraceptivos. 

Comparte

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

x

Check Also

Seis razones por las que nos debemos oponer a la Teoría Crítica de la Raza

La teoría destruye la posibilidad de la armonía social, como enseña la Iglesia Católica. Por lo tanto, todos los estadounidenses que aman a su país deberían rechazar la Teoría Crítica de la Raza como un intento de condenar a la nación y su historia. Los católicos también deberían rechazar la teoría porque es contraria a la enseñanza social de la Iglesia.