El crecimiento alarmante de los ancianos que envejecen solos

Artículo por Luca Volontè (La Nuova Bussola Quotidiana)Traducido por Luis Rivera Colón

Viejos solos, jóvenes enfermos y política distraída. Desde el Reino Unido suenan las campanas de la muerte para el futuro de toda Europa. Cada vez más personas envejecen sin nadie que las cuide. Estas son las conclusiones de un informe reciente publicado por la Oficina de Estadísticas Nacionales, la oficina nacional de estadísticas del Reino Unido. Esta es la consecuencia inevitable de dos cambios demográficos en Gran Bretaña (como en el resto de Europa) desde la Segunda Guerra Mundial: el aumento de la esperanza de vida y la disminución de la fecundidad. Un hecho difícil de digerir para los promotores del sexo libre y la familia fluida, pero también es una realidad a la que pocos están dispuestos a enfrentarse y para la que toda la sociedad europea tristemente no está preparada.

El informe inglés de la ONS predice que para el 2045 el número de mujeres que llegan a los 80 años sin hijos se habrá triplicado. Las feministas de hoy en día de todo el mundo, y promovidas como forma de liberación por la gran caja de los medios de comunicación globales, se están mostrando como lo que son: un hábito irresponsable que conducirá a una tragedia de soledad y desesperación. Es profundamente preocupante lo que está sucediendo, ya que la sociedad inglesa y occidental dependen en gran medida de los niños que, de adultos, podrán ayudar (informalmente), es decir, cuidar los lazos familiares que existen, de las personas mayores.

Hasta la fecha, en el Reino Unido, el 41% de las personas de 80 años o más no reciben la ayuda y el apoyo que necesitan a diario, cifra que se disparará a menos que “cambiemos de manera proactiva la forma en que pensamos sobre el envejecimiento, la falta de hijos y las responsabilidades del cuidado”.

Seamos claros, nadie aquí quiere encadenar a las mujeres en casa, obligarlas a procrear o a cuidar de sus parientes ancianos. Aquí estamos criticando, con números, una ideología opuesta que impone a la mujer la elección de la carrera y el trabajo, viola su libre elección y censura los dramáticos problemas que la realidad social le exige enfrentar. Las mujeres sin hijos no son una entidad uniforme y, aunque algunas eligen una vida sin hijos, muchas de ellas “no tienen hijos debido a dificultades objetivas o naturales”. La situación es grave, aunque aún hoy la mayoría de los 6,5 millones de cuidadores informales en el Reino Unido son hijos que cuidan de un padre o una suegra/suegro. Por el contrario, la planificación de la vejez se está convirtiendo en un asunto serio para los que no tienen hijos, pero esta emergencia se convertirá en uno de los retos más importantes para toda la sociedad y las instituciones occidentales.

En el Reino Unido, aquellos que envejecen sin hijos tienen un 25% más de probabilidad de ser acogidos en un hogar, pero nuestros asilos no serán suficientes para satisfacer la creciente demanda. Y entonces, ¿quién pagará los costos de los nuevos planes de bienestar para los ancianos, dado que los nacimientos disminuyen? Otra estadística reciente agrava la situación. Tras muchos años desde la introducción de la educación sexual (práctica) en las escuelas, las cifras del año pasado también confirman un crecimiento extraordinario de las infecciones sexuales entre los jóvenes, en particular la gonorrea, que causa esterilidad.

Los datos de Salud Pública de Inglaterra sugieren que entre 2018 y 2019 se han registrado aumentos en casos de gonorrea , la clamidia y la sífilis en todas las personas de 15 años de edad o más. El mayor aumento proporcional fue para los jóvenes de 20 a 24 años con gonorrea, que aumentó en un 28% de 13,623 a 17,443, de un total de 70,936 casos, más de una cuarta parte en comparación con 2018 . Otro fruto venenoso de la locura cultural de la década de 1970 en la que seguimos viviendo, en la que “el sexo, las drogas (ahora liberalizadas) y el rock and roll (ahora los medios de comunicación social)” son los dioses a los cuales hay que inmolar la propia existencia. No es casualidad que los países europeos más libertinos sexualmente destaquen en estas clasificaciones (Suecia, España, Noruega, Islandia, Irlanda, Dinamarca, Malta).

El caso inglés descrito nos concierne a todos los europeos, y las investigaciones dramáticas y las predicciones catastróficas sobre la tasa de natalidad, el envejecimiento y los peligros para el bienestar futuro se están multiplicando en todo el continente. En la última publicación europea sobre el cambio demográfico se indica con gran preocupación que “la población europea en edad de trabajar está disminuyendo y debemos encontrar formas de mantener el crecimiento económico. Para hacer frente al envejecimiento de la sociedad europea, tendremos que considerar cómo financiar el aumento del gasto público relacionado con la edad. El cambio demográfico también puede afectar a la posición de Europa en el mundo. La proporción de la población y el PIB del mundo será relativamente menor”.

No hablemos de Italia, por amor a la patria, después de la inaudita alarma de los últimos días del Presidente del Istat Blangiardo: nacimientos en su punto más bajo de nuevo este año, y nuestros políticos siguen pensando en otra cosa, desde el oso trentino a la silla de ruedas…

Artículo por Luca Volontè, publicado originalmente bajo el título: “La crescita allarmante degli anziani che invecchiano soli” en el sitio web La Nuova Bussola Quotidiana. Traducido por Luis Rivera Colón.

Comparte
x

Check Also

Seis razones por las que nos debemos oponer a la Teoría Crítica de la Raza

La teoría destruye la posibilidad de la armonía social, como enseña la Iglesia Católica. Por lo tanto, todos los estadounidenses que aman a su país deberían rechazar la Teoría Crítica de la Raza como un intento de condenar a la nación y su historia. Los católicos también deberían rechazar la teoría porque es contraria a la enseñanza social de la Iglesia.